Seleccionar página

[Nota de prensa] –  Ya está disponible el nuevo álbum de Nacho Campillo, ‘Pacífico 360’, con el que celebra 30 años en la música. Nacho co-produce ‘Pacífico 360º’ junto a su mano derecha, Jorge García “Malax”, y con la colaboración de Sergio Sancho a la guitarra.

‘Pacífico 360’ disponible en:

                 

Incluye algunos de sus clásicos actualizados y que presentará en breve en una gira extensa por todo el territorio nacional y Latinoamérica. Os dejamos las primeras confirmaciones:

PRIMERAS FECHAS DE LA GIRA ‘PACÍFICO 360’

6 de abril – Badajoz

7 de abril – Mérida

20 de abril – Cádiz- Ubrique 

21 de Abril – Cádiz -Villamartín

28 de abril – Barcelona

5 de mayo – Barcelona

26 de mayo – Asturias

1 de junio – Cáceres

9 de junio – Madrid – Coslada

16 de junio – Cádiz – Los Barrios

22 de junio – Murcia

23 de junio – Canarias

30 de junio – Madrid – El Escorial

7 de julio – Málaga- Fuengirola 

28 de julio – Cáceres – Garrovillas de Alconétar

4 de agosto – Badajoz – Monterrubio de la Serena

10 de agosto – Cádiz – Barbate

17 y 18 de agosto  – Marbella

23 de agosto – Mallorca

1 de septiembre – Madrid – Alcalá de Henares

14 de septiembre – Madrid – Majadahonda

Próximamente anunciaremos más fechas


SOBRE EL DISCO ‘PACÍFICO 360’

Tiempo para todo cuando llueven gotas de cristal. Nacho Campillo en ‘Pacífico 360’.

Por: Carlos H. Vázquez

Los grupos de música no suelen sobrevivir a su obra. Hay excepciones, por supuesto, pero son las pocas. A pesar de tener un repertorio generoso (tanto en calidad como en longitud), siempre habrá alguien que recuerde a un artista por algunas de sus canciones. ¿Pero qué más da que no se acuerden de toda la discografía si lo que ha quedado ha sido importante para alguien?

La historia de Nacho Campillo (como músico) ha tenido los suficientes golpes de talento y fortuna como para poder aboyar el casco de un barco. El primer éxito de Tam Tam Go!, Manuel-Raquel, era una cara B a la que dieron una oportunidad en la radio casi sin querer. Años después apareció Espaldas mojadas y acabó siendo un clásico del pop-rock en castellano, como Atrapados en la red, en los albores de los dosmiles. Por ellas y por varias más se siguen acordando de Nacho y Javier Campillo.

A Nacho lo conocen por lo que canta y ha cantado. Aparte de la discografía con Tam Tam Go!, ha publicado, hasta el momento, un álbum como Reyno (‘Animal reset’) y dos discos firmados con su nombre (‘Nacho Campillo’ y ‘Como pica el sol’). Pero hoy hay que sumar otro: ‘Pacífico 360º’. Si se prefiere, se puede pensar que cada nuevo disco es el primero y, en este caso, sería como volver a debutar, tal vez. Biocanción lo recuerda con un silbido si la memoria falla: “¿Qué fue de aquel spanish shuffle, de aquel romance español… del niño que jugaba a ser mayor?”.

La música es atemporal, sobre todo si a las canciones se les da un entorno sonoro que no desentone en la actualidad ni tampoco en el pasado. En ese aspecto, el del sonido, Nacho co-produce ‘Pacífico 360º’ junto a su mano derecha, Jorge García “Malax”, y con la colaboración de Sergio Sancho (guitarra). Los tres construyen una estructura limpia donde cada pista tiene su propio protagonismo: cada cosa está en su sitio.

“Tiempo para todo y tiempo para recordar. Hoy vamos a darle tiempo al tiempo y no está de más echar la vista atrás…”, canta Nacho en El telón. Acústico en primer lugar y una bella locura al acabar, con todos esos graves del bajo, coros, percusiones, palmas y guitarras eléctricas que vuelven primavera cualquier dolor. Lo mejor de todo comienza cuando cambia la canción, llegando al primer minuto de vida: “Tú sabes quién te llevará esta noche para la última función. Sabes quién te tirará una flor cuando esté a punto de bajar el telón”. Después, la calma chicha.

Aunque en pinceladas, el optimismo tiñe de distintos colores ‘Pacífico 360º’. “Cuánto me arrepiento de ser como un avestruz”, cuenta Nacho en Mañana blue. La luz vertebra la espina dorsal del disco, tanto por lo melódico como por lo lírico. Los cielos y los soles de esta canción son las cuerdas de la mandolina, a ratos como REM y otras veces como Tom Petty, la estrella que más brilla en Orión. Está feo poner etiquetas. Sin embargo, es inevitable tirar de ellas cuando se busca una palabra que abarque el sonido de todo un disco. ¿Para un viaje en coche? Tal vez. ¿Para la noche? Por supuesto. Y si puede ser en movimiento, mejor. ‘Pacífico 360º’ apenas ha llegado y ya tiene las suelas desgastadas de tanto caminar.

Un interludio -dobro mediante- de medio minuto se funde con la madera de La niña que salvó el mundo, la que ha logrado llenar de sentido y razones el saco de dudas del protagonista de la canción. Ambas cosas sirven de puente entre el tiempo que pasa entre la idea y la ejecución. Así lo dice la letra de Haciéndome fuerte: “Perdóname si hoy pienso que nos ha ganado el tiempo, que hoy se ha parado cuando suena Tom Petty en tu magnetofón”. Como la luz, el reloj va a una velocidad diferente, igual que sucede en la paradoja de los gemelos.

Remando al viento con paciencia, que la espera es la peor parte. Otro homenaje de Nacho en ‘Pacífico 360º’ va para Txetxu Altube al versionar Compás de espera, tema que daba título al último disco de estudio de Los Madison. Una de las sorpresas de ‘Pacífico 360º’.

Es posible que La voz dormida sea la canción con más electricidad. Incluso por la forma de cantar de Nacho, que empieza siendo algo más oscura. “La voz dormida despierta, lleva siglos esperando una canción. La voz robada en el tiempo, loca por contar que nos pasó”. La voz dormida podría ser el negativo de El telón, pues también cambia con el primer minuto para volverse luminosa. Sirva como ejemplo el guiño al Here comes the sun de The Beatles (compuesta por George Harrison). En esta línea está Pacífico, la joya escondida del disco. Puede no llamar la atención al principio, pero sin ella se queda sin agua esta tierra donde no existe el miedo y vuela libre un halcón.

Con Respira se baja la marcha. Es necesario para no llegar con la lengua fuera al final, que ya anda próximo. Después, siguiendo la tendencia tranquila, Colores cierra la maniobra de estacionamiento. El destino es un garito de luces azules donde se hace blues con Espaldas mojadas. Después del sol del viaje, la negritud.

‘Pacífico 360º’ está hecho de trocitos de Tam Tam Go! y de Reyno; en esta vida hay que seguir la pista de alguien cuando se haya ido, porque lo que se va dejando no se pierde, sino que se deja para quien lo quiera coger y seguir parte del camino. Cualquier cosa sirve, pero una canción es especial y hay infinitos ejemplos para elegir. Es la luz de la estela.

Puedes disfrutar del vídeo clip de El telón haciendo click aquí:


 Treinta años de música. 

Después de haber fundado varios grupos en los ochenta, Nacho Campillo creó en 1987 una de las formaciones pop que será emblemática en los años 80 y 90, Tam Tam Go!Al lado de su hermano Javier, no se cansarán de producir discos de éxito editados en Virgin, Emi y Warner.

Campillo se consolida como líder de este grupo y un autor de gran renombre dejando en el camino canciones que marcaron y marcan aún a una generación entera, como Espaldas Mojadas, Manuel Raquel, Atrapados en la red, I come for you o Este Payo, entre más de doscientas canciones publicadas hasta la fecha y casi dos millones de discos vendidos entre España y Latinoamérica.

Algunos años después, Nacho se embarca en su carrera en solitario y saca dos discos: ‘Nacho Campillo’, seguido en 2006 de ‘Cómo Pica el Sol’. Esta decisión le lleva a emprender un camino distinto, el de la independencia y  la autoproducción. Monta su propio estudio de grabación en el centro de Madrid y colabora con artistas internacionales y nacionales como Noa, Armando Manzanero, Raimundo Amador, Nacho Cano, Los Secretos, Jorge Drexler y Niccolo Fabbi, entre muchos otros.

En el 2011, para dar un paso más en su evolución artística y marcar una etapa nueva, Nacho Campillo se convierte en Nacho Campillo Reyno. Bajo ese nuevo nombre, graba en su estudio madrileño ‘Animal Reset’ rodeado de grandes músicos. Las mezclas, así como el mastering del disco se hacen en París bajo la supervisión de uno de los mejores ingenieros de la capital francesa, Dominique Blanc Francard, en el mítico estudio Labomatic. 

Nacho Campillo también es un artista comprometido: acaba de colaborar en la grabación de un tema para Amnesty International al lado de artistas tan prestigiosos como Marianne Faithfull, Sussan Deyhim, Jane Birkin, Florent Pagny, Ewan McGregor, etc….

Acompañado de tres músicos, Jorge García a la batería, percusiones, guitarra acústica y coros, Sergio Sancho, guitarra eléctrica, pedal steel, dobro y coros, Arturo Ruiz al contrabajo y coros, Nacho, además de su voz, añade al set un toque de trompeta y ukelele dando al conjunto un toque intimista y de gran madurez artística.

Pacífico 360′, celebra 30 años en la música e incluye clásicos actualizados y tendrá una gira extensa por todo el territorio nacional y Latinoamérica.


 

Promoción:

Pilar González | 627 094 931 | pilar.gonzalez@g-news.es